miércoles, 30 de mayo de 2012

XM25 - EL ARMA DEL FUTURO


El ejército de EE.UU. está comenzando a usar un rifle futurista en Afganistán por primera vez, donde las balas inteligentes son controladas por radio.

Cuando el arma se dispara, la mira envía una señal de radio a un chip en el interior de la bala, marcándole la distancia exacta a la meta. Una ranura espiral en el interior del barril causa que la bala gire a medida que viaja. La bala también contiene un transductor magnético, y esta rotación a través del campo magnético de la Tierra genera una corriente alterna. La patente de esta bala, concedida al fabricante, Alliant Techsystems, revela que el chip utiliza las fluctuaciones en esta corriente para contar cada revolución y, como la distancia que avanza mientras completa un giro es conocida, se puede calcular cuánto ha recorrido la bala.

El rifle permitiría a un soldado ubicado frente a un francotirador que dispara desde una ventana obtener una medición de la distancia hasta ella, agregar un metro, hacer fuego a través de la ventana y detonar un metro dentro de la habitación. El mismo método podría ser utilizado para disparar detrás de una pared o en una zanja.

En la actualidad,los soldados que se enfrentan con enemigos detrás de algo que los cubre tienen la opción de lanzar granadas, que tienen un límite alcance y precisión, o pedir fuego de artillería o ataques aéreos. Sin embargo, las dos opciones cubren gran superficie, y por eso tienen un mayor riesgo de matar a civiles, especialmente en las zonas urbanas.

Aunque inicialmente las fusiles utilizarán explosivos potentes, es posible su uso posterior con versiones de cargas explosivas más pequeñas, para aturdir en lugar de matar.

El ejército de EE.UU. planea ensayar pronto sobre el terreno los prototipos de fusil, posiblemente en Irak o Afganistán, y espera comenzar a utilizarlo en el 2012.

El rifle XM25 utiliza balas que pueden ser programadas para explotar, cuando se ha recorrido una distancia determinada, lo que permite dirigirse a los enemigos sin importar donde se escondan. El rifle también tiene un alcance de 700 metros por lo que es posible alcanzar el objetivo, que este fuera del alcance de los fusiles convencionales.

El punto de mira del rifle usa un telémetro láser para determinar la distancia exacta a la obstrucción, después de lo cual el soldado, puede sumar o restar hasta 3 metros de distancia para permitir que las balas esquiven los obstáculos y explotar por encima o al lado del objetivo.

Una de las balas revolucionarias que pueden ser pre-programadas para estallar donde están los objetivos escondidos.

Los soldados serán capaces de usarlos para controlar a francotiradores escondidos en las trincheras en vez de neutralizarlos por ataques aéreos.

La ronda de 25 milímetros contiene un chip que recibe una señal de radio desde el punto de mira en cuanto a la distancia precisa del objetivo.
http://forolaproximaguerra.com